A Combatir la violencia doméstica
MENSAJE PARA TI QUE ERES CATOLICO
Si crees en Dios por qué te llenas de supersticiones?

Muchos recurren a la adivinación y a las supersticiones en momentos de crisis y a un más durante las fiestas de fin año con el fin de buscar respuesta a sus problemas y/o hacer que el próximo año sea muy próspero, encuentren el amor de su vida, se mejoren las finanzas, etc.

Muchas personas viven encadenadas a las falsas creencias que atraen “la buena suerte” o espantan “la mala suerte”. Y para lograrlo recurren a los “poderes ocultos” de la hechicería, el espiritismo, los amuletos, la cartomancia, la numerología y la astrología. Las supersticiones están muy enraizadas en nuestro pueblo hispano donde muchos creen en brujos, hechiceros, chamanes, etc. Estos personajes usan grandes espacios en los medios de comunicación porque tienen demanda y buenos ingresos, muchos "católicos" no salen sin ver que les deparan los astros o dice el astrólogo de la televisión, la radio, o el Internet.

¿Qué demuestra ésto?Que mucha gente cree en Dios con los labios, pero su corazón está lejos de El (Isaías 29,13). No le tienen confianza, ni practican sus mandamientos. Y sin embargo cuánto creen en las ficticias supersticiones. Por ejemplo el zodiaco: cuantos no le preguntan a otros “de qué signo eres”, y el otro contesta, soy de Piscis o de Sagitario. ¿Pero cómo un cristiano puede creer en estas falsedades? No, porque su signo es la cruz de Cristo. Y sin embargo gente de todas las clases sociales creen en horóscopos y otras supersticiones y luego dicen que son católicos. No saben que la fe católica rechaza tales prácticas y que la Biblia las prohíbe (Isaías 8,19-20).

¿QUE SON LAS SUPERSTICIONES?

Las supersticiones son “creencias que atribuyen efectos de buena o mala suerte a ciertas acciones, sucesos y cosas”. Esto es extraño a la fe cristiana y contrarias a la razón. Cuando se tiene una sólida formación cristiana, cuando se aprende la Palabra de Dios, vemos que no hay espacio para las supersticiones y sus objetos (Hechos 19,18-20).

Algunos creen que estas prácticas no afectan su fe en Dios, creen que es mejor por si acaso, evitar cruzarse con un gato negro, nopasar por debajo de una escalera, no romper un espejo, no derramar sal al piso, el vuelo de una mariposa negra en la casa, los sueños que revelan malos augurios y el ser “víctima de daños” (brujería) para evitar la mala suerte. Creen tambien que no tiene nada de malo, por si las moscas pasar la ruda, la canela, etc por la casa o el negocio es de buena suerte, persignarse con el dinero de la primera venta, portar amuletos (que se inventan por miles) poner sábila o herraduras en la puerta, practicar sortilegios o filtros del amor; etc. (1 Cor 3,18-19)

Lo peor de los supersticiosos es que por tratar de “cambiar” su mala situación le pagan a gente astuta, que se hacen llamar “parasicólogos, lectores de cartas, espiritistas, astrólogos, videntes, brujos, chamanes, maestros, consejeros, etc”. Esta gente “viva” es la que arma un buen negocio para vivir sin trabajar a costa de los supersticiosos estafándolos sin compasión (Ez 13,6-8; Mt 7,15-18). Y ojo, que estos charlatanes a todos los que van a consultar sus desdichas les dicen que les han hecho “daño, maldad, brujeria”. Los sugestionan bien y los convierten en sus esclavos pues tienen que pagar una larga serie de sesiones para ser “liberados de los supuestos daños”.

LAS SUPERSTICIONES RELIGIOSAS

La ignorancia espiritual también inventa supersticiones religiosas. Por ejemplo las famosas “cadenas” de San Judas Tadeo que exigen hacer copias y repartirlas bajo amenaza de terribles desgracias en caso de no obedecer o grandes ganancias en caso de cumplir. La Biblia dice que DIOS ES AMOR (1 Juan 4,8). ¿Crees en ésto? Ojalá que sí. Ahora piensa: ¿cómo podría Dios premiar a quienes hacen 100 copias de un papel y en cambio castigar a quienes no lo hacen? Creer en tales cadenas es desvirtuar la esencia de amor de Dios mismo.

Otras supersticiones que se deben desechar: “echar el agüita de socorro” a los bebés; llevar el agua bendita en botellones para espantar la mala suerte (!hasta los brujos llevan agua bendita para sus brujerías!); las uvas del 31, los calzones amarillos, la maleta, las hojas de te, el fonde del café, etc para la “buena suerte”. Los católicos no hablamos de "buena suerte" hablamos de las bendiciones que hemos recibido de nuestro Dios.

LA BIBLIA LIBERA DE LAS SUPERSTICIONES

¿Cómo liberarte de las supersticiones? con una seria formación religiosa, aprendiendo la PALABRA DE DIOS. Aprenderás que lo único real ante los golpes de la vida es el Amor infinito y el poder sin límites de Dios. “Conocerás la verdad y la verdad te hará libre” (Juan 8,32). Las supersticiones son ataduras y miedos no resueltos, la fe y confianza en Dios es libertad. El que está con Dios no tiene que temer de las supersticiones ni de las brujerías.

Dios ordena que no creamos en las supersticiones (Deut 18,10-12). Los apóstoles las combatieron frontalmente (Hechos 16,16-21). Dios pide una devoción fiel (Stgo 4,4-5). Dios manda que tengamos absoluta confianza en El (Sal 146,3-9), y que no tengamos miedo del mundo (Josué 1,9; Salmo 91,1-6). Cuando nos caigan duras pruebas de la vida aferrémonos solamente a Dios y nada podrá el diablo contra nosotros (Stgo 4,6-10.). Y en cuanto a consultar el futuro, la Biblia señala tajantemente que solo Dios lo conoce (Isaías 44,6-8). ¡No hay astrólogo ni clarividente que pueda saberlo! ¡Todos los que pretenden hacerlo solo inventan y engañan.

en que creemos? en dios!

Cree en tu Padre Dios, en su magnífico amor y poder (Mt 7,7-11). Cree en Jesús que ha dado la vida por tí y te cuida como oveja muy querida (Jn 10,10-15). Cree en la ayuda de tu Madre la Virgen María (Jn 19,26). Cree en el poder de la oración y presenta a Dios tus necesidades (Mr 11,22-24). Cree en la medicina profesional clásica o naturista (Eclo 38,12-15). Y cree en ti mismo. Acepta las pruebas de la vida y aprende a vencerlos con las capacidades que Dios te ha dado. Así labrarás tu propia superación personal y la de tu familia. Dedícate a hacer el bien a tu prójimo !

Tomado de Catholic.net

Correo electrónico Imprimir
Leer Todos Los Mensajes del Blog