Año Ignaciano
Reverendísimo John O. Barres Obispo de Rockville Centre
DI NO AL HALLOWEEN
El 31 de octubre celebra con los niños los valores católicos cristianos, celebramos la Vispera del Día de Todos los Santos.
PADRE ROMULO C. GOMEZ

Reflexionemos sobre este tema tan candente en nuestra sociedad, hay que decir que el Halloween tiene una apariencia “INOCENTE”, pues la mayoría lo ve como una fiesta religiosa en la que se usan frecuentemente disfraces como símbolos: esqueletos, muertos, brujas, fantasmas, calaveras, duendes, momias, ataúdes, calabazas y muchos más; que a la larga nuestras comunidades ya los toman como suyos y no van hacia la trascendencia del verdadero significado de ellos. Debemos saber que es una celebración dedicada al dios SAMBAI, un demonio, al que se le atribuía el poder sobre los muertos y por eso era llamado el dios de los muertos. Este día SAMBAI invocaba a los malos espíritus a reu-nirse en la noche del año para visitar sus hogares de la tierra. Y por lo tanto ese 31 de Octubre es considerado como la noche del año nuevo para los brujos y brujas.

La Iglesia condena y según fuentes de muchas Conferencias Episcopales del mundo dicen que “la fiesta de Halloween no es inocente, pues tiene un transfondo de ocultismo y de otros tipos de corrientes que va dejando su huella de anticristianismo”. Por su parte, la institución defiende que, por el contrario la Iglesia Católica, en la fiesta de Todos los Santos, celebra la Santidad de Dios en los Santos. El Evangelio de este día es el texto del Sermón de las Bienaventuranzas, programa de vida presentado por Jesús a todos sus seguidores que comprometen su vida con el Evangelio. También la Iglesia te invita a orar por todos los fieles difuntos el día 2 de noviembre para tener esa comunicación con los seres queridos que han partido hacia la eternidad. a Iglesia entonces te invita a una toma de conciencia de estas realidades y con verdadero sentido pe-dagógico podamos descubrir el valor de la vida, de la bondad y no fomentar la muerte, ni el caos de nuestras costumbres.

CAMBIAR LA MANERA COMO CELEBRAMOS EL 31 DE OCTUBRE IDEAS.

TOMADO DE CATHOLIC.NET

Cada vez son más los padres de familia, adultos y parroquias que el 31 de octubre transforman el Halloween en una fiesta positiva, alegre y entretenida, donde todos podemos gozar de un sano momento y enseñarles a nuestros hijos valores cristianos y rescatar el sentido original de la Víspera de Todos los Santos, expresa María Lazo en su artículo publicado Catholic.net. En él ella habla de una iniciativa a nivel mundial por rescatar costumbres y valores más acordes con el respeto por la vida y la creencia en Dios.

Los invitamos a ser parte de esta iniciativa que “más que combatir la forma en que hoy se celebra “Halloween”, que nada tiene que ver con nuestras costumbres y valores cristianos; quiere darle sentido a esta fecha y usarla como medio evangelizador y de reafirmación de nuestra identidad católica celebrando el 31 de octubre como la noche previa a la Fiesta de Todos los Santos que se conmemora el 1ero de noviembre.

El plan es mantener los elementos buenos y positivos: celebrar, disfrazarse y compartir, cambiando los aspectos negativos: imágenes disfraces de muerte y oscuridad,...por imágenes de vida. El terror y miedo,...por alegría. La violencia,...por paz y amor. El asustar y chantajear,...por el respeto y entrega. Enseñando que en esa noche el creyente en Dios le ora a Jesús, a la Virgen Santísima.

Disfracen a sus niños (y este mensaje también es para los adultos que participan en fiestas de disfraces) de algo bonito y positivo. Sean creativos, hay disfraces de flor, santos, prince-sas, ángeles, animalitos, cosas lindas, alegres, llenas de vida, etc. “Queremos que los niños aprendan que siempre prevalecen los valores positivos y constructivos como la fe, vida, el amor, la paz, la alegría y la entrega. Dar un mensaje coherente de identidad católica.

Si en su parroquia aún no hay este tipo de celebraciones para los niños, su grupo puede iniciar esta bella costumbre. En la parroquia de Hicksville, San Ignacio de Loyola, como en otras parroquias de nuestra diócesis, el programa de Educación religiosa ha promovido esta fiesta de los santos para los niños y sus padres con mucho éxito. “¿Qué les pedimos? Distribuyan esta iniciativa a todas las personas que puedan, con su familia, amigos y conocidos. Pida que en los almacenes haya otro tipo de disfraces que promuevan la vida.

Orando en este día, bendiciendo a los niños y jóvenes, a las familias, ayude “al ejército de los Santos Ángeles con oraciones a combatir tantos mensajes equívocados que se promue-ven el 31 de octubre. Una familia que vive en Kansas, dice: tenemos un grupo de matrimonios desde el año 2000, MCM, Misión Católica Matrimonial y cada año celebramos el día de Todos los Santos. Mucha gente no sabe el real significado de Halloween (el mal), y que en sí lo único que los niños quieren es sus dulces y diversión, entonces nosotros tenemos muchos dulces y diversión pero con un sentido muy diferente, tratamos de que cada quien elija un santo o personaje bíblico, lea sobre su vida, se disfrace de él y cuando estamos todos reunidos, cada uno pasa a compartir algo de la vida del santo o personaje bíblico que está caracterizando, dice Julie Duque.

CASO ESPECIAL

RESUMEN ELIZABETH ROSENTHAL

un caso espeluznante,El caso de Rubén

El Padre Padre José Antonio Fortea desde Madrid, España, narra esta experiencia en su libro “Exorcística” páginas 187 a 197 del caso #7

Aunque no es único, el caso de este niño español de 11 años nos da una lección para la vida en la noche de octubre 31, fecha cuando se celebra el Halloween, su escuela pidió a los niños y a sus padres adquirir un disfraz para tal ocasión. Rubén y su padre fueron a la tienda especializada y escogieron un disfraz horrible, una calavera con un machete y una bola de la que surgía sangre. La madre expresó su desagrado por “lo excesivamente sangriento que era”, pero lo dejaron así y el chico lo usó esa noche.

Al regresar a casa el chico notó que una sombra con figura humana se le acercaba. Dos o tres días más tarde comenzaron sus pesadillas, temblores y mucho miedo. Para llevarlo al comedor tenían que cubrirle la cabeza con una manta pues veía con terror en el pasillo personas que lo querían agredir, lo insultaban y amenazaban. En sus sueños un hombre lo perseguía para matarlo.

PEOR REMEDIO: Como los síntomas se agudizaron, el padre de Rubén (sin llevar al niño) fue a consulta con una pitonisa del Tarot. Ella le cobró 300 Euros y le dijo que se fuera tranquilo que ella iba a hacer a solas esa noche lo que tenía que hacer… no se sabe que hizo pero lo cierto es que el niño quedó poseso esa misma noche. Ya no veía a los hombres alrededor sino que un ser maligno hablaba a través del niño y lo hace moverse furioso por la casa.

Durante cinco meses el comportamiento del niño empeoraba, amenazaba a la familia e intentaba matarse. Algunas veces su voz se extinguía y sólo podía susurrar. Otras veces no podía pasar alimento ni líquidos por su garganta. En este punto los padres lo llevan al médico y éste los remite al psiquiatra. Lo diagnostican con cuadro de alteración de conducta de inicio brusco. Después de año y medio de tratamiento el niño no mejora. Ni terapia ni medicamento dió resultado, al final lo mantenían dormido. Pasa año y medio, los médicos declaran su impotencia para curarlo y le aconsejan a sus padres enviarlo de nuevo a la escuela. La escuela, no lo aceptó. Pero a petición de la Junta de Profesores el ministerio de Educación aceptó enviarle un profesor a su casa.

UNA ESPERANZA: Aunque los padres no eran practicantes de la religión y además tenían muchos prejuicios contrarios a la Iglesia y a los sacerdotes, decidieron ir a consultar a su parroquia. El párroco los remitió a la parroquia del Padre Exorcista José Antonio Fortea en Madrid, España y allí discutieron con él los hechos, síntomas, acciones tomadas, diag-nósticos médicos y opiniones de la familia. El Padre Fortea aceptó tratarlo.

exorcismo y liberacion: Al llegar los padres con el niño en el auto a la iglesia, el niño no pudo andar ni hablar, el padre lo cargó a cuestas y lo llevó a la capilla de la cripta donde hacían las oraciones. Allí el comportamiento de ese niñito frágil, cambió radicalmente y con voz de adulto áspera y grosera empezó a proferir insultos soeces, a escupir al sacerdote, a burlarse, desarrolló una tremenda fuerza. Se le hizo un exorcismo inicial seguido por varios más. Después de cuatro meses, el P. Fortea invocando la asistencia del Arcángel San Miguel y el Amor y Misericordia de Dios, logró la expulsión del demonio y Rubén quedó en paz. Los padres del chico se abrazaron y lloraron. La pesadilla se había acabado. Sobra decir que su fe se ha fortalecido y han vuelto a la casa de Dios.

Correo electrónico Imprimir
Leer Todos Los Mensajes del Blog